Autora: Ángeles del Castillo Aguas

lunes, 22 de octubre de 2012

Shambala: el milagro de las canas y los rizos

Aquella mañana desperté con la sensación de que sobre mí hubieran caído diez años, especialmente sobre mi larga y rizada melena, que ya no soportaba más el peso de las impertinentes raíces que delatan que el tiempo pasa para todos por igual. De modo que pedí cita en la peluquería que, según mi opinión, es lo más parecido al santuario francés de Lourdes, salvando las distancias, por supuesto.

Acudí esa misma tarde a Shambala con la esperanza de que borraran de mi cabeza esos incómodos años de más… Tras la bochornosa aunque a la vez divertida experiencia de posar como una auténtica “bruja” con el tinte en la cabeza para todo aquel que entrase en la peluquería, llegó la hora de quitar el ungüento de mi pelo. Cerré los ojos, decidida a disfrutar del suave masaje que Cris, mi paciente hacedora de milagros, me iba a regalar. Estupendo, aunque en algún momento me hizo recordar cuando, siendo yo niña, mi madre me restregaba las rodillas con el estropajo para retirar toda la suciedad acumulada a lo largo del día… tal vez en esos instantes Cris, embebida en sus pensamientos, recordaba alguna reciente riña con Iván, su “chico”.

Procedió después Cris al corte de pelo con una moderación que me sorprendió. De hecho, no pude resistir a la tentación de comentárselo: “Me has cortado muy poquito….”, y no bien hube terminado de decir estas palabras, Cris clavó su mirada en mí, y en sus ojos asomó un nervioso brillo de ansiedad y me repitió con inusitada y malévola insistencia: ¿Quieres que te corte más?, ¿te corto un poquito más…? He de reconocer que en ese momento sentí miedo.

Finalmente, llegó la hora del secador, ¡terrible artilugio ese furioso dragón escupefuego…! Armada de paciencia, pues la tarea se dilataría más de lo razonable, cerré los ojos y me dejé llevar por mis pensamientos, que me transportaron a la lejana civilización hindú, a la ciudad mágica de Shambala, paraíso eterno habitado por seres sabios e inmortales donde el hombre vive en armonía con la naturaleza… Inmersa en estas cavilaciones debió transcurrir bastante tiempo. El susurro de la laca sobre el pelo me sacó de mi ensoñación y entonces… de repente… ¡vi en el espejo el reflejo de una jovencita con una larga y oscura melena lisa! ¡Dios mío, no lo podía creer….! ¡Aquella chica era yo, era yo…!

Nerviosa ante aquel milagro que había desterrado las canas y los rizos de mi melena, tomé mi abrigo y me dispuse a salir de la peluquería, mas…. advertí que una brillante y clara luz invadía el salón; me di la vuelta despacio, muy despacio, y con mis propios ojos pude ver a Cris envuelta en un aura divina, semejante en su brillo a la de las vírgenes renacentistas… Tal vez, pensé, no haya sido solo un sueño.

jueves, 18 de octubre de 2012

Memorias del futuro

–No perdamos la perspectiva, yo ya estoy harta de decirlo, es lo único importante.

Doña Rosa va y viene por entre las mesas del Café Universal, intentando dar vida a una monótona tarde con los clientes de todos los días, fingiendo afanosa estar muy ocupada. Era esta su frase favorita que acostumbraba a coronar cualquier conversación entre los clientes.

Ese lunes, tras despedir a Don Francisco, el último cliente que se resistía a enfrentarse a la soledad de su vida fuera del café, Doña Rosa y Carmen, su hija mayor, comenzaron la ingrata tarea que tenían pendiente desde hacía meses: organizar el almacén.

De entre todos los papelotes allí sepultados, un manuscrito de hojas amarillentas torpemente encordado llamó la atención de Doña Rosa. Comenzó a leerlo y, atónita, descubrió que aquel medio centenar largo de páginas trazaba con exquisita sensibilidad el transcurrir de su vida en el Café desde el mismo día de su inauguración, veinte años atrás.

Madre e hija releyeron con deleite cada página de su vida, cada palabra que dibujaba  las sensaciones de muchos momentos… Sin embargo, la emoción se fue tornando miedo a medida que pasaban las páginas, ¡estaban a punto de descubrir el destino de esa misma noche!

Carmen, con gesto grave, intuyó lo que narrarían las siguientes líneas. No quería que su madre sufriese, aquel Café era su vida y ahora su futuro estaba al borde del abismo… difícilmente una docena de clientes de media tarde y café frío podía sostener los gastos del viejo local.

–Cierra ese libro, mamá…– susurró Carmen tomando tiernamente el libro de las manos de su madre. –Como tú dices, lo importante es no perder la perspectiva… y a nuestras vidas les quedan al menos otras treinta largas páginas…

miércoles, 3 de octubre de 2012

Páginas en blanco

De repente, el libro que tantas veces releí llamó mi atención; al abrirlo todas sus hojas volaron, salvo dos páginas en blanco… para contar mi historia.


Finalista II Premio Microrrelatos Esculpiendo historias, 2011.
Publicado en la revista La Manzana Poética, nº 29, 2012.