Autora: Ángeles del Castillo Aguas

lunes, 5 de noviembre de 2012

El terrible caso de los objetos perdidos


Advertencia a los caballeros que se atrevan a leer esta historia: si por una extrañísima casualidad usted se identificara con el protagonista de las siguientes líneas, sepa que debe buscar ayuda inmediatamente para solucionar su problema antes de que sea… demasiado tarde.


“Ese día tenía algo de especial, pues mi mujer estaba de viaje y me había quedado solo en casa. ¡Dios, hacía al menos seis años que no me quedaba de Rodríguez…! Debía aprovechar la ocasión y disfrutar de la soledad, de la libertad, del aire, al menos durante unos días podría prescindir de los horarios… Suspiré tan satisfecho que pareciera que con mi aliento escaparan todas mis ataduras conyugales. 

Por la mañana, como cada día antes de salir de casa para ir al trabajo, fui a guardarme la cartera y las llaves del coche en el bolsillo del pantalón pero no las encontré; creía haberlas dejado encima del mueble del cuarto de baño, pero… ahí no estaban. Tal vez las dejé en otro sitio y ahora no lo recuerdo, pensé extrañado. Fui a la cocina después a por el portátil que había dejado la noche anterior y… cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que… ¡tampoco estaba allí! Nervioso ante mi tremendo despiste, corrí al dormitorio a ponerme la corbata verde, mi preferida, y marcharme como fuera a la oficina, pues ya llagaba tarde. Busqué y rebusqué nerviosamente en el armario, recorrí con paso lento toda la gama cromática pero… definitivamente no encontré la corbata verde. Aquello me empezó a asustar seriamente y con mano temblorosa abrí muy despacio y con cierto temor la puerta del armario. El chirrido de los goznes me hizo sospechar lo peor… ¡Mi abrigo azul había desaparecido! Busqué, remiré, revolví, tiré, empujé todas las prendas… no estaba por ninguna parte…. Preso del terror, retrocedí, apoyé mi espalda contra la pared y poco a poco resbalé hasta hincar mis rodillas en el suelo… sentí el terror y el pánico apoderándose de mis facciones… Dejé entonces de ser un hombre y me convertí en un niño indefenso… y solo, muy solo…” 

Un ligero toque en el hombro me despertó de mi terrible pesadilla, y ante mí vi el angustiado rostro de mi marido. ¿Has visto mi corbata verde?, me dijo. El sobresalto del repentino despertar se tornó casi sin darme cuenta en una estruendosa carcajada que no pude reprimir: ¡Había soñado que estaba en la piel de mi marido una mañana cualquiera de un día cualquiera! 

1 comentario:

  1. Buenas,

    Nos gustaria invitarte a unirte a nuestro proyecto de literatura. Se llama Publize.com y es una red social para amantes de la literatura, en la que los escritores pueden darse a conocer o difundir su obra y los lectores encontrar cualquier tipo de lectura.

    Te animamos a probarlo. Puedes darte de alta en www.publize.com, donde también podrás encontrar información. No hay que pagar nada ni dar tu cuenta ni nada por el estilo ;)

    Saludos

    ResponderEliminar